Biografia

El Profesor Esplugues Requena nació en Biar (Alicante) el 8 de Julio de 1927, aunque él siempre se consideró de Aielo por haber transcurrido allí los momentos más felices de su infancia. Su trayectoria estuvo muy marcada por la temprana muerte de su padre, Julio Esplugues Matres, quien era a su vez hijo de Julio Esplugues Armengol, un biólogo intelectualmente muy inquieto que, además de amigo personal de Blasco Ibañez y del periodista Azzatti fue, entre otras cosas, muchos años Ayudante Facultativo del Jardín Botánico y durante 35 Subdirector del Museo Paleontológico.

Terminada la guerra civil cursa los estudios de Bachiller en el “Colegio La Providencia” de Valladolid, donde estaban internos los Huérfanos de Médico pensionados por el Colegio de Médicos de Valencia. En el año 45 vuelve a Valencia para terminar el bachiller en el Colegio de los Maristas. En 1947 comienza los estudios de Medicina, siempre becado, en el antiguo edificio de la calle Guillém de Castro. Recién iniciado cuarto curso, en 1950, publicó su primer libro en colaboración con otro estudiante (Apuntes de Farmacología Adaptados al Programa Oficial del Dr. D. Vicente Belloch Montesinos”, Imprenta Bernet de Valencia), también conocido como “El libro blanco” que, con 449 densas páginas, pronto se convirtió en el texto de referencia de la asignatura en Valencia.

También en 1950 gana su primer concurso oposición, Alumno Interno, un cargo entonces con prestigio por tener reconocimiento oficial del Ministerio de Educación. Finaliza sus estudios de Medicina en 1953 e inmediatamente se plantea realizar su Tesis Doctoral. Nunca antes se había realizado una Tesis Doctoral sobre Farmacología en nuestra ciudad. Dada la precariedad de la situación en Valencia, entre 1954 y 1956 se desplaza periódicamente al Instituto de Farmacología Española en Madrid para trabajar bajo la supervisión de otro valenciano criado en esta Facultad, el Profesor Jorge Tamarit Torres (médico y matemático), de quien se consideró alumno y aprendió el rigor científico y la inquietud por buscar. Su tesis Doctoral se titula "Variaciones del efecto hipotensor de varios fármacos por la insulina", la defiende en 1956 y obtiene la máxima calificación. Es un trabajo muy farmacológico basado en una pregunta clínica, ¿qué efectos se pueden esperar de los entonces nuevos hipotensores en un paciente diabético tratado con insulina? Evaluaba el efecto de dos gangliopléjicos y dos sales de acetilcolina sobre la regulación de la presión arterial en perro, y sorprende tanto por la modernidad de la aproximación experimental como por el tratamiento estadístico de los datos, absolutamente novedoso en aquel momento.

Ya con el doctorado bajo el brazo, comienza sus esfuerzos por ampliar su formación experimental con nuevas visitas a Madrid y las primeras (1958 y 59) a laboratorios de investigación suizos (Basilea) y alemanes (Colonia) vinculados a los Laboratorios Boehringer y Sandoz. En años posteriores, estas estancias se completaron con otra en el Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de París (1964) y, bastantes años más tarde (1971), en el Departamento de Investigación de los Laboratorios Servier, también en París.

Su vocación investigadora fue muy temprana y, de hecho, el primer artículo lo firma aún como alumno en 1952 (Castillo E., Esplugues J.: Sobre los efectos terapéuticos cardiovasculares de la papaverina. Med. Esp 161; 91-98), y continúa con un registro constante de publicaciones durante el resto de los años 50 y principios de los 60 en las que firma habitualmente como primer autor. Estos trabajos son prueba de que a pesar del aislamiento y de la soledad intelectual que imperaban, y sin renunciar nunca a su faceta clínica, el Prof. Esplugues Requena se había convertido en el iniciador, el pionero del cambio para conseguir que esta ciudad contara con un embrión de investigación farmacológica moderna.

La búsqueda de referencias investigadoras se acompaña de la progresión, mediante oposiciones, en la carrera tradicional del profesional médico – universitario español: primero Médico Interno (1954-1957) y posteriormente, y como encaje definitivo de su vocación docente, Profesor Adjunto (1957-1968). Al final de la década de los 50 y los primeros 60 Valencia disfruta, al igual que el resto del país, de una transformación que permite, manteniendo una importante carga asistencial, hacer ya una investigación más regular con fondos – eso sí - muy modestos, y se publica ya de forma abundante en revistas españolas.

En 1971 accede a Catedrático y esto marca el comienzo de la nueva época del Prof. Esplugues Requena, en la que él es responsable principal de la Farmacología en Valencia.

En 1983 recibe como co-investigador principal una ayuda de la entonces CAICYT por 22.250.000 pts. Eran los momentos iniciales de las subvenciones a proyectos de investigación tras evaluación competitiva y su cuantía era enorme si la comparamos con los cientos de miles de pesetas, más bien pocos, de la mayoría de los proyectos subvencionados entonces. Lo inusual del importe representa la confirmación oficial de haber sobrepasado un listón de excelencia en España. Además, en años sucesivos consigue financiación para otros proyectos y su renovación hasta el final de su actividad profesional. Se realizan decenas de Tesis Doctorales y, sobre todo, se internacionaliza definitivamente la investigación. Comienzan a editarse de forma regular monografías en inglés, producto de que las reuniones celebradas en Valencia contaban ahora con múltiples profesionales extranjeros. Empiezan también a publicarse artículos en revistas internacionales prestigiosas, cosa casi imposible hasta ese momento y que tiene al Prof. Esplugues Requena como claro promotor.

En 1986 pasa a ser Coordinador, y más tarde Director, del nuevo Departamento de Farmacología y Farmacotecnia adscrito a la Facultad de Farmacia de Valencia, que había sido fundada en 1974. Este departamento procedía de la integración de “Farmacología” de Medicina con “Farmacognosia y Farmacodinamia” y “Galénica y Tecnología Farmacéutica” de Farmacia.

Y con los 90 nos acercamos al final de la trayectoria académica del Prof. Esplugues Requena. En 1991 cesa como Director de Departamento, aunque se mantiene hasta el final del 92 como Director de la Sección Departamental de Farmacología en la Facultad de Medicina. En 1993 es nombrado Profesor Emérito hasta finales de 1996, cuando se retira definitivamente.

En 1987 creó la “Fundación Juan Esplugues” con el objetivo de “subvencionar la formación farmacológica preferentemente a postgraduados menores de 35 años”. Gracias a la generosidad de sus discípulos y de esta su Facultad la Fundación sigue teniendo su sede en nuestro Departamento a donde acudió diariamente hasta su muerte. A lo largo de estos 25 años la Fundación ha sufragado un cuantioso número de becas que han contribuido a la formación de muchos profesores e investigadores.

Entre 2005 y 2010 fue nombrado “Presidente de la Comisión Deontológica del Colegio de Médicos”, un reconocimiento implícito a su imagen de honestidad y, en un plano más formal, recibió en 2006 el premio “Reconocimiento a toda una vida profesional” concedido por la Fundación del Colegio de Médicos y Patrocinado por el Ayuntamiento de Valencia.

 

 Juan Esplugues Requena falleció el 9 de agosto de 2011.